No solemos publicar post sobre los intríngulis de esta guerra tan compleja, porque centramos nuestro esfuerzo en el trabajo HUMANITARIO, pero de vez en cuando, un post para entender algo del galimatías que se cuece en Yemen, es necesario.

Muchas personas nos preguntáis qué sucede realmente en Yemen.
En Yemen hay una guerra geopolítica por el control de un territorio muy pobre pero situado en uno de los lugares más estratégicos del planeta: es el país que une Asia con África y ese paso, el Estrecho de Bab el Mandeb en el golfo de Adén, es una de las claves de esta guerra.
El control de este estrecho garantiza el control del paso del petróleo desde Arabia Saudi y los países árabes, hacia Europa y EEUU, sin necesidad de usar el Estrecho de Ormuz, al norte, controlado por irán, el enemigo número uno de Arabia Saudí.

Pero en esta guerra sucia los asesinos no están dispuestos a mancharse las manos públicamente, es decir, no quieren que sus ciudadanos sepan lo que hacen y provocan en Yemen. Ojos que no ven… Y artillería occidental.

Al inicio de la guerra, los EEUU fueron muy claros: ningún soldado estadounidense será fotografiado en Yemen. No estaban dispuesto a repetir un Vietnam, donde los más de 50.000 cuerpos de estadounidenses muertos repatriados en ataúdes, hicieron salir a la ciudadanía a las calles y obligaron al gobierno a recular.

Arabia Saudí y los Emiratos, aprendieron de Occidente, y en Yemen no han enviado apenas a sus soldados, para que sus ciudadanos ignoren lo que sus gobiernos hacen.

Arabia Saudí subcontrata mercenarios sudaneses expertos en el frente de Darfur o en la guerra contra Sudán del Sur, Emiratos los contrata en empresas privadas de “seguridad” en Colombia con mercenarios curtidos en las FARC, pero también en el Salvador, Panamá…

Desgraciadamente los únicos que no pueden subcontratar su existencia son los yemeníes. Nadie les puede sacar de un infierno terrenal en el que no está garantizado ni un humilde plato de comida ni la vida. En el que un alegre viaje matinal en el autobús del colegio se puede convertir en un segundo en una carnicería colectiva por arte y gracia de los más modernos misiles de fabricación occidental. Y el mundo sigue girando…

NOTÍCIA AQUÍ

FUENTE; Juan Manuel Uruburu/El Imparcial/11-11-2019

Translate
Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Introduce tu correo electrónico para saber todo lo que hacemos en Yemen.

Consentimiento

Gracias por suscribirte. Pronto tendrás noticias nuestras.